Creatividad y dejarse llevar - nola estudio - Donostia
328
post-template-default,single,single-post,postid-328,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode_popup_menu_push_text_top,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Déjate llevar (hacia la creatividad).

Estás comprando tomates. Te fijas en los diferentes tipos (y precios), en su madurez, su color, en cómo están colocados… y de repente, ¡zas! te sobreviene esa idea que llevabas tantos días persiguiendo sin demasiado éxito.

En realidad son las 7 de la tarde y hace una hora que te has ido del trabajo y has desconectado justo al mismo tiempo que lo hacía tu email. Pero la mente es sabia (menos mal) y sabe hacer conexiones en los momentos más insospechados, relajados y menos conscientes. ¿Por qué será?

Como en nola no somos ni psicólogos, ni psiquiatras, ni neurólogos, ni nada que se le parezca a cualquier profesión que tenga que ver con descubrir los misterios de la mente humana, no vamos a entrar en la cuasi-imposible misión de intentar averiguar lo que se esconde detrás de estos maravillosos momentos.

Simplemente hoy escribo este post porque me preocupa que dejemos de lado el aburrirnos, el no pensar en nada, el no hacer nada en especial, el ir a caminar sin rumbo, el dejarnos llevar, … Estamos tan preocupados y obsesionados (sí, obsesionados) por mantener nuestro tiempo ocupando haciendo “loqueseaperoqueseaproductivo” que nos olvidamos de lo verdaderamente importante. Como comprar tomates con tranquilidad, sí.

Menos mal que la mente es sabia y sabe hacernos ver, a su manera y así de repente, que parar no es importante, es necesario. En profesiones ligadas a la creatividad creo que es vital recordar estas cosas de vez en cuando para obligarnos a buscar esos momentos de sosiego porque, quién sabe, quizá nos sobrevenga ese concepto creativo tras el que llevamos varios días o quizá aparezca esa acción que vertebrará la próxima estrategia digital de uno de tus clientes, …

Déjate llevar. Y deja que lleven.

Creatividad y dejarse llevar

Este es el tomate del que os hablaba.

Sin comentarios